Toda esa gente romántica que piensa si la otra persona está mirando la luna al mismo tiempo que su amante, o que están escuchando la misma canción en la radio, no se dan cuenta que esto es lo que más tienen en común las personas que se gustan: mirar al mismo techo con la misma incertidumbre rondándolos. Es más difícil hacer un poema con eso.